Pastoral de la Salud

Mensaje de D. Carlos Norberto Gómez, delegado de Pastoral de la Salud, con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo 2022

Queridas familias de la Diócesis de Ciudad Rodrigo,

Con afecto fraterno reciban el saludo de los sacerdotes, colaboradores y voluntarios de la Delegación de la Pastoral de la Salud de nuestra diócesis.

En esta ocasión queremos hacerle presente que el próximo viernes 11 de febrero celebraremos la XXX Jornada Mundial del Enfermo. Desde que el Papa San Juan Pablo II instituyera esta celebración en 1992, como Iglesia no hemos dejado de orar y trabajar, con especial intensidad, por todos los enfermos y hospitalizados, por aquellos que sufren o pasan dificultad a causa de la soledad o el peso de los años, por sus familiares y amigos, y por todos los que velan por la recuperación de su salud y procuran su bienestar integral.

Este año 2022 se invita a volver, una vez más, la mirada al mundo de la enfermedad y el dolor en todas sus formas. “Acompañar en el sufrimiento” es el lema de la campaña de este año; una propuesta que encierra una llamada especial y concreta a estar al lado de los que sufren en un camino de caridad.

“Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso” (Lc 6,36), nos recuerda el Papa Francisco en su mensaje para esta Jornada. Acompañar a los que sufren es lo propio de la misericordia de Dios y la finalidad fundamental de la Pastoral de la Salud. Acompañarlos con nuestra plegaria y con nuestras obras. Acompañar a los enfermos y hospitalizados, a sus familias y a quienes los ayudan en su recuperación. Acompañar a los que pasan dificultad a causa de la soledad o el peso de los años, sea que estén en sus casas o en una residencia. Acompañar porque Jesús se hizo compañero en nuestro propio camino de sufrimiento, en nuestra propia historia, como Buen Samaritano (Lc 10,25-37).

A primera vista, todo esto parece muy sencillo o fácil; sin embargo, situarnos al lado de los que sufren exige estar en sintonía con el corazón de Cristo, tener sus mismos sentimientos (Flp 2,5). El Padre, en su misericordia nos contempla como hijos amados. Movidos por esa misma misericordia hemos de contemplarnos como hermanos, como familia, como comunidad humana en la que nadie puede quedarse olvidado; porque el Dios que ama lo que es suyo no se olvida de nadie.

Además de la XXX Jornada Mundial del Enfermo que celebraremos el 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, el 6to Domingo de Pascua (22 de mayo) cerraremos la Campaña del Enfermo 2022 con la celebración de la Pascua del Enfermo. Dos fechas que no son únicas, ni exclusivas, porque nuestra misión es constante y permanente en el acompañamiento de nuestros hermanos enfermos y de aquellos que los asisten.

Como Delegación, aunque nuestra labor es humilde y silenciosa, este año nos vamos a enfocar en tender lazos de amistad y confianza con las residencias presentes en nuestra jurisdicción. Poco a poco, esperamos poder avanzar en la sensibilización de nuestras comunidades, a fin de que en ellas vaya creciendo la preocupación por los que sufren en la enfermedad, se sienten solos o necesitan de nuestro consuelo y ayuda. Mientras, recuerden que estamos a su entera disposición (pastoraldelasalud@diocesisciudadrodrigo.org). Asimismo, les informamos que en el Hospital Clínico de Salamanca hay un renovado equipo de sacerdotes y voluntarias que pueden atender espiritualmente a los miembros de nuestras comunidades que son hospitalizados y que, en este tiempo de pandemia, pueden sentirse abandonados (Teléfono de la capellanía: 639430763).

Esperando que el próximo 11 de febrero todos nos sintamos unidos en la plegaria por quienes viven marcados por la enfermedad y por los sanitarios que los asisten, encomendemos al Señor y a la Virgen el servicio de caridad que realizamos en nuestras parroquias para que dé fruto abundante en el fortalecimiento de nuestro testimonio cristiano.

Salud y bendiciones para todos.

Mensaje de D. Carlos Norberto Gómez, delegado de Pastoral de la Salud, con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo 2021

Antes que nada, quiero agradecer de corazón a todas las familias de nuestra Diócesis por habernos acompañado estos días en la oración por nuestros hermanos enfermos, sus familiares y amigos, y por todos los agentes sanitarios.

La delegación de la Pastoral de la Salud en Ciudad Rodrigo es un espacio de especial significación dentro de la labor de nuestra Diócesis.

Nuestro contacto directo con personas, con los enfermos y ancianos, con sus familias y las comunidades parroquiales de nuestra Diócesis, de manera especial en este tiempo de pandemia, nos ha exigido actuar con la delicadeza y la ternura propias de Jesús Buen Pastor.

Por eso, este año, el papa Francisco ha puesto un énfasis especial en la fraternidad y la confianza como fundamentos en el trato con los enfermos. Y no se equivoca, Jesús siempre actúa como hermano nuestro y compañero de camino y abre su corazón a todas nuestras necesidades y preocupaciones, para brindarnos el consuelo y la paz que necesitamos.

Desde la Delegación de la Pastoral de la Salud, un pequeño grupo de laicos, religiosas y sacerdotes, hemos intentado llevar adelante la misión sanadora de Jesús, acompañando, consolando y dando soporte afectivo y espiritual a nuestros hermanos y hermanas enfermos. Las circunstancias propias de la pandemia no nos han permitido realizar las visitas, los encuentros de oración y las jornadas de formación que cada año ofrecemos a nuestra comunidad diocesana. Sin embargo, aunque limitados, no hemos dejado de orar por todos los que sufren en silencio, solos, abandonados, marginados, en sus casas, residencias o en los hospitales.

Este año, tenemos dos fechas importantes para contemplar con intensidad y confianza en Dios el mundo de la enfermedad. Una de ellas es la Jornada Mundial del Enfermo que celebramos hoy 11 de febrero, en el día de la Virgen de Lourdes. La otra fecha es la Pascua del Enfermo, que viviremos en clave de resurrección en el 6to Domingo de Pascua, el próximo 9 de mayo. Dos fechas que no son únicas, ni exclusivas, porque nuestra misión es constante y permanente en el cuidado de nuestros hermanos y hermanas enfermos.

Ciertamente, hay mucho por hacer, pero también hay mucho que agradecer a los que han venido acompañando a Don Isidoro Gonzales, sacerdote de nuestra Diócesis, en la Pastoral de la Salud. Ahora, como nuevo Delegado, me toca tomar el testigo y seguir remando en la nave de nuestra Iglesia diocesana para que ningún enfermo se sienta abandonado de Dios ni olvidado por los hermanos.

Además de la labor de Delegado de la Pastoral de la Salud, Don Isidoro me ha heredado su puesto en la capellanía del Hospital Universitario de Salamanca. Por eso, desde este espacio de comunicación, quiero invitar a las familias de nuestras comunidades a hacer suyo nuestro servicio en la Pastoral de la Salud y en la capellanía del hospital de Salamanca. Que, con todos, podamos tender puentes de caridad y cercanía entre las familias de nuestra Diócesis y sus familiares y amigos, enfermos u hospitalizados.

Una vez más, invito a todas nuestras comunidades de la Diócesis a seguir orando, como lo hemos venido haciendo estos días, para que el Señor conceda a nuestros hermanos y hermanas enfermos la pronta recuperación; para que dé fortaleza de ánimo y esperanza a sus familiares y amigos; para que sostenga con su presencia la labor de todos los agentes sanitarios de los hospitales, residencias, centros de acogida y rehabilitación; y, para que aquellos que al final les toque partir a la casa de Padre, en la paz de Dios gocen ya de la contemplación de su rostro.

Queridas familias de nuestra Diócesis de Ciudad Rodrigo, El lema de la Jornada Mundial del Enfermo, de este año es: CUÍDEMONOS MUTUAMENTE… Que podamos hacer realidad este propósito y que en el velar los unos por los otros, se fortalezcan nuestros lazos de amistad, fraternidad y confianza, se abran nuevos caminos de reconciliación y de amor, y que así, podamos presentar al mundo el rostro renovado de la gran familia de Dios, presente en nuestra Diócesis.

Salud y bendición para todos. Y que nuestra madre la Virgen de Lourdes a quien celebramos hoy, no permita que nos separemos de su hijo Jesús.

Nuevo texto del testamento vital de la CEE

En abril de 2021, la Conferencia Episcopal Española aprobó un nuevo texto de Declaración de Instrucciones previas y voluntades anticipadas, también conocido como testamento vital.

La Conferencia Episcopal invita a firmar este documento, que es la expresión escrita de la voluntad de un paciente sobre los tratamientos médicos que desea recibir, o no está dispuesto a aceptar, en la fase final de su vida. El testamento vital también especifica que se administren los tratamientos adecuados para paliar los sufrimientos, pero que no se aplique la eutanasia. Además se solicita una atención espiritual.

Junto al documento, se ofrecen unas sugerencias prácticas para facilitar la realización y posterior inscripción en el registro de voluntades, un procedimiento importante para que tenga valor jurídico.

Delegado:
Rvdo. Sr. Carlos Norberto Gómez Jiménez

C Díez Taravilla, 15

37500 Ciudad Rodrigo

Salamanca

correo electrónico: pastoraldelasalud@diocesisciudadrodrigo.org