Díez Taravilla, 15 – 37500 CIUDAD RODRIGO – Tfno.: 923 46 08 43 – info@diocesisciudadrodrigo.org

Cartas

Carta hoja diocesana febrero

FAMILIA, IGLESIA DOMÉSTICA

Se ha anunciado con fuerza la celebración del Sínodo Ordinario sobre la Familia. Es curioso, cómo al hablar de la familia, incluso en ámbitos cristianos, se tiene miedo a hablar de la misma como una verdadera ‘Iglesia doméstica’. Además de ser escuela de valores humanos y escuela de habilidades sociales que nos marcarán durante toda nuestra vida, es el ámbito donde nacemos  la fe, donde nos iniciamos a los misterios de Dios.

Recuerdo una anécdota imborrable. A mis 18 años, siendo seminarista, se me envió a trabajar pastoralmente con los menores de edad del reformatorio burgalés llamado Gregorio Santiago. Un día, la policía atrapó a un joven delincuente, proveniente de Vallecas, intentando sustraer de un coche la radio portátil. La intención era venderla para comprar droga. Cuando me enteré, pedí al director poder hablar con aquel joven. Trataba de hacerle ver que tenemos un Padre-Dios bueno, que nos ama y, sobre todo, que no se sintiera nunca solo; los seminaristas queríamos ser como una familia para él. Me miró con ira y me dijo, más o menos: ‘¡De qué me hablas!…¡Yo no sé lo que es un padre, a quien no he conocido; ni he tenido una familia!…Desde los cinco años soy como un perro callejero, buscándose la vida dónde y cómo puedo. Mi madre es prostituta y drogadicta!”

Entonces caí en la cuenta de lo decisiva que es la familia en el tema de la fe. No se puede llegar a descubrir fácilmente a un Dios Padre y a una familia cristiana si no hay experiencia de la familia de sangre y, si esta, no es creyente. Aunque no podemos olvidar que la fe no se hereda; es una opción personal y libre. Se hereda el tiesto de la tierra buena y abonada donde es más fácil que pueda nacer la fe, pero no siempre de hijos católicos salen hijos católicos ni de padres no creyentes, hijos incrédulos. Dios actúa y se sirve de mil formas para llegar a la personas.

Cuando tengo oportunidad de compartir tiempos y espacios con familias cristianas, siempre las invito a tres cosas: lo primero, a que sepan defender sus derechos, como familia, en diferentes ámbitos sociales, culturales y políticos. Lo segundo, que se integren de verdad en la vida comunitaria de las parroquias. En este sentido, ¡qué importante que la propia familia fuese “la catequista” de quien se inicia en los misterios cristianos, en los primeros sacramentos! Y, tercero, que sean familias muy solidarias con otras más necesitadas, las de cerca o las de más lejos. Hay que cuidar especialmente a las familias más jóvenes que tienen más carencias en todos los sentidos.

Hoy, además, existe una llamada a las familias cristianas, por aparte de la Iglesia: que sean “misioneras”. Familias enteras, acompañadas, si es posible por un sacerdote, marchan a tierras lejanas y a culturas muy diferentes de la propia. Son como un ejemplo palpable de lo que significa vivir como cristianos y anunciar en los cinco continentes la Buena Nueva de Jesucristo y su Evangelio. Muestran con su vida la alegría de crecer y la belleza de la fe.

Nunca agradeceremos a los Papas, del siglo pasado y del presente, su gran interés por la familia. Bienvenido sea este Sínodo y, ojalá, sirva para redescubrir la familia como ‘Iglesia doméstica’, también en nuestra querida Diócesis.

 

Carta hoja diocesana enero

AUTÉNTICO Y LIBRE

Releo una entrevista para “La Nación” de nuestro querido Papa Francisco (6-12-2014). La novedad es, sencillamente, que no hay novedad. Es más de lo mismo. Repite lo esencial porque lo tiene muy claro. Dicen los norteamericanos que lo pedagógico debe resumirse en diez puntos, en un decálogo. Me atrevo a hacerlo, comentándolo. Lo primero, “Dios es bueno conmigo”. Denota profunda fe. Lo segundo, “Jorge, no cambies, sigue siendo el mismo”. Rasgo de persona muy equilibrada. Tercero, “Ventilar las cosas es muy bueno”. El diálogo es completamente necesario en la Iglesia aunque a veces no guste escuchar lo que nos digan. Para eso sirve, al mismo tiempo, el necesario discernimiento. Cuarto, “sinodalidad”. Traducida en necesaria corresponsabilidad e implicación de todos en una Iglesia de totalidad; porque todos somos necesarios (laicos, consagrados, presbíteros). Lo quinto, “la iglesia no crece por proselitismo, sino por atracción”. Donde hay Vida, surge vida y abundan las vocaciones. La gente no quiere teorías; desea ver plasmada la belleza del cristianismo y la alegría de la fe en testigos (personas y comunidades). Lo sexto, “la Iglesia tiene que curar heridas”. Las heridas internas (como si estuviésemos en un hospital de campaña) y las de la humanidad entera. La iglesia no puede renunciar a su vocación de buena y generosa samaritana. Séptimo, “Falta cercanía y sobra clericalismo”. Fue el reto del Concilio Vaticano II: estar en medio de la gente. O, siendo más precisos, como buenos pastores, a veces tendremos que estar delante, otras en medio y, en ocasiones, detrás del pueblo. Pero siempre sirviendo al pueblo. Octavo, necesitamos la reforma espiritual, la del corazón”. Es la clave de la triple conversión a la que nos invita el Papa Francisco: la institucional, la pastoral y, especialmente, la personal. No puede haber una Iglesia (y una sociedad) nueva sin hombres y mujeres transformados por el Espíritu. Juan Pablo II repetía que los verdaderos revolucionarios han sido los santos. Son la novedad. Noveno: “Una Curia con más laicos”. No debería ser noticia. Debe reproducirse lo que ya se vive en las iglesias locales: la inserción normal de laicos, consagrados y religiosos. Cada cual en su campo. Décimo: “Dios me ha dado una sana dosis de inconsciencia”. No, querido Padre Francisco, Dios le ha concedido la lucidez y la paz de saberse siempre en su corazón. Es el secreto de su autenticidad, su equilibrio y su libertad. Gracias de corazón.

Todo lo anterior, pudiera ser un buen programa para el año que comienza: el 2015. En la triple línea de lo que el Papa Francisco nos está pidiendo: conversión personal, institucional y pastoral. Que Santa María de la Paz y el Espíritu Santo, motor de la evangelización, nos lo concedan. ¡Feliz y santo año nuevo! Con mi Bendición.

+ Raúl Berzosa, Obispo de Ciudad Rodrigo

En la Misa-Funeral de D. Ignacio María Domínguez 

Queridos todos, especialmente María Nieves e hijos:

Me enteré del fallecimiento de D. Ignacio María, ayer por la tarde. Inmediatamente fui al Tanatorio “Virgen de La Peña de Francia” a rezar por él y a dar Gracias a Dios por una existencia tan longeva como fecunda.

Las leyendas sobre las flores resumían lo que había sido la vida de D. Ignacio María: empresario querido y respetado; político emprendedor; y hombre de la cultura, de las letras y de la música. Sin olvidar su sólida formación Humanista en Comillas.

Como es notorio y conocido, en los primeros meses del presente año, tuve la dicha de trabajar conjuntamente para la publicación del libro de poemas “Encuentros”, de su querido amigo y sacerdote, D. Jesús Nieto. En su presentación, en el mes de Mayo, casi vino a expresar como Simeón el “Nunc Dimitis”: había cumplido una promesa que le inquietaba. Y, como él me repetía, “hay que hacerlo ya porque quién sabe lo que me queda de vida”. Sigue leyendo

 En la misa ofrecida por María Paz González Moro, misonera, en la Parroquia de San Pedro y San Isidoro

Queridos hermanos sacerdotes, queridos familiares, queridos voluntarios de la Delegación de Misiones, queridos todos:

Hace unos días nos llegaba la triste noticia de la partida al cielo de nuestra querida Mari Paz. La conocí en Casa de Argelina y Sertorio, en uno de sus periodos vacacionales. Me impresionaron, entre otras cosas, su sencillez, su entrega y su fe.

Sentí de verdad no poder asistir en Ávila a su funeral. Y, hoy, me alegro de poder ofrecer esta misa por ella. Como carecía de suficientes datos sobre su vida, solicité a Chema me los favoreciera. Y me envió ayer este resumen, supervisado en su día por ella. Me limito a leerlo para edificación y ejemplo nuestro y para dar gracias a Dios por esta existencia tan rica y fecunda. Sigue leyendo

Mayo Mariano y celebrativo

Estamos en el mes de mayo. Tiempo mariano por excelencia. Fue el Papa Benedicto XVI quien se atrevió a resumir la mariología con cinco verbos: Fiat (hágase), Magnificat (alegrarse), conservabat (meditaba), stabat (fidelidad) y gaudebat (testimonio). Todos ellos hacen referencia a la relación estrecha y necesaria de la Virgen con su Hijo, Jesucristo. Más que nunca se vuelve a hacer realidad el dicho tradicional: “A Jesús por María”. Nos unimos también a las intenciones del Papa para este mes.

Sigue leyendo

Pascua y Oración por las Vocaciones

Estamos en Tiempo Pascual. Me vienen a la memoria dos frases del Papa Francisco: “No os dejéis vencer por el mal y por el maligno”… “ Que nadie os robe la esperanza y la alegría”. Si se hicieran realidad en nuestra vida cotidiana, el Resucitado y el Espíritu estarían en nosotros fecundando nuevos testigos y nuevas comunidades de referencia. El Papa Francisco nos ha devuelto las ganas de ser buenos y santos, con sencillez y humildad. Cuidando el amor y la ternura en las pequeñas cosas y estando muy cerca de quienes se sienten más débiles y desprotegidos. ¡Gracias, Santo Padre, por ser como eres!

Sigue leyendo

Salutación al Santo Padre

En esta mañana en la que Su Santidad el Papa Francisco acaba de inaugurar solemnemente su ministerio petrino el Sr. Obispo D. Raúl Berzosa le ha enviado una Carta de salutación en nombre de toda la comunidad diocesana de Ciudad Rodrigo.

Sigue leyendo

Vuelta a lo esencial

No entraba especialmente en las quinielas de estos días. El Espíritu, con la mediación de los cardenales, nos ha deparado una sorpresa: el primer papa jesuita en la historia del catolicismo y, además, hispanoamericano, del continente de la Esperanza, inmerso con fuerza en la Nueva Evangelización. Su nombre, Francisco. Como sucedió con el cardenal Ratzinger, es mucho más que un nombre: todo un programa. Nos habla de dos Franciscos: el primero, San Francisco de Asís, quien en su tiempo, escuchó la voz del Señor: “Reforma mi Iglesia”. ¿Con qué claves?: desde la pobreza y la austeridad, desde la sencillez y la cercanía, y desde la mirada al Señor y al Evangelio. Es la vuelta a lo esencial. Y, además, contando con el pueblo. Un Papa con un pectoral de madera y con la sotana blanca, sin añadidos.

Sigue leyendo

Cuaresma 2013:
Conversión y solidaridad

Casi sin darnos cuenta, estamos ya en la Cuaresma. Antes, la Campaña anual de Manos Unidas. Deseo unir estas dos realidades como dos caras de una misma moneda.

En relación al tiempo litúrgico cuaresmal, el Papa Benedicto XVI desea que, dentro del Año de la Fe, constituya una ocasión favorable y propicia para encontrarnos con Dios y con los demás. En otras palabras, que, junto a un redescubrir la alegría de creer y la belleza de nuestra fe, estemos dispuestos a una renovada conversión al Señor Jesús y a una entrega sincera y generosa a los demás, especialmente a quienes más lo necesitan.

Sigue leyendo

Consejos para un Año Nuevo

Hemos iniciado un año nuevo. Un año de “gracia” para los cristianos, porque el Señor se desbordará con cada uno de nosotros. Además, hemos estrenado Hoja Diocesana. ¡Bienvenidas sean todas las iniciativas que nos saquen de nuestras rutinas! Que sepamos valorar y apoyar esta iniciativa.

Sigue leyendo

Navidad es fraternidad y solidaridad

En esta Navidad, “la de la crisis”, el Señor nos pide reconocerle en cada hermano que vive a nuestro lado; él es la huella única, misteriosa y sagrada de Dios mismo. El otro, mi hermano, es para mí un sacramento e imagen del Dios Personal y Vivo. Aún más: el hermano más pobre y necesitado es la misma carne que la del Hijo de Dios hecho hombre hace más de dos milenios, y es la misma carne de Jesucristo sacramentado y presente cada día en la Eucaristía; y es “mi propia carne”.

Sigue leyendo

Reunión Arziprestazgo

Copyright © 2012. Diócesis de Ciudad Rodrigo. Todos los derechos reservados.