Corpus Christi (Catedral de Santa María)

Raúl Berzosa: “La procesión del Corpus, es como un homenaje sincero y emotivo a Jesús, de los niños y niñas que este año han recibido su primera Comunión” 

Queridos hermanos sacerdotes, especialmente los miembros del Cabildo y los párrocos de la Ciudad, queridas consagradas, queridos todos:

Estamos celebrando una de las Solemnidades más importantes de nuestra Fe: el Corpus Christi. Permitidme que, brevemente, me centre y desarrolle el contenido de algunos pasajes del Nuevo Testamento para actualizar el sentido profundo de lo que celebramos.

En las Cartas de San Pablo, recordando lo acontecido en el día de Jueves Santo, el Señor nos pide: “Haced esto en conmemoración mía”.

“¿Qué quiere decir “Haced esto”: Sin duda, y principalmente, repetir lo que hizo Jesús en la última Cena y en el Camino de Emaús: tomar el pan, bendecirlo, partirlo y repartirlo. No nos quedemos solo con el Pan; somos nosotros, como Eucaristías vivientes a quienes el mismo Jesús nos toma, nos consagra y nos bendice, nos parte para Dios y para los demás, y nos reparte para que vayamos a la sociedad a misionar y evangelizar, a anunciar la Buena Noticia. ¡Qué misterio tan hondo y tan hermoso!

¿Qué quiere decir “en memoria mía”? – No se refiere a un simple recuerdo, más o menos bello, sino a una memoria presencial, sacramental, actualizada; sí, cada vez que celebramos la Eucaristía, y comulgamos, Él se hace presente, realmente presente. ¡Qué locura: todo un Dios con nosotros, en nosotros y en nuestras vidas!

Pasamos, complementariamente, al pasaje de la multiplicación de los panes y de los peces. ¿Qué quiere decir “repartirlo vosotros”?… – Jesús quiere invitarnos no sólo a donar cosas, incluso de las que necesitamos para vivir, sino “donarnos a nosotros mismos”: ¡Dar y darnos! ¡Lo mucho o poco que tengamos y lo mucho o poco que seamos!   A veces no tenemos casi nada para poder dar; pero siempre podemos y debemos darnos nosotros. Los gestos de acogida, de escucha, de cariño verdadero, son más importantes y llenan mucho más que las cosas o los regalos…

¿Quiénes son los “hambrientos de hoy”?… – No sólo a quienes les falta el pan físico, que por desgracia incluso aquí entre nosotros siguen existiendo; se trata del hambre de cariño y afecto, como hemos dicho, para romper el infierno de la soledad; el hambre de integración social de los marginados y excluidos; el hambre de cultura para un mejor y mayor nivel digno de vida; el hambre de sin-sentido a la vida para salir del vacío y de la superficialidad; y el hambre de Dios para vivir una vida mucho más rica y más plena…

Leer más …Corpus Christi (Catedral de Santa María)

Funeral por D. Antonio Vicente Oreja

Raúl Berzosa:”D. Antonio era cariñoso y familiar, generoso y obsequioso con los demás, servicial y cumplidor del deber, buen compañero y de trato y carácter muy agradables, fino y educado, elegante y detallista”

       Querido hermano D. José, Amigo y Obispo; queridos hermanos sacerdotes, especialmente los que servís en este Arciprestazgo del Agueda; querido Diácono; queridos familiares de D. Antonio, su hermana política Beatriz, sus queridísimas sobrinas María Eugenia, Piedad y  Meli, sus esposos Marcial y Alejo, y los resobrinos: Ana Eugenia, David, Javier y Noelia; queridas consagradas; queridos todos:

Hacía tiempo que sabíamos de la grave enfermedad de D. Antonio. Él lo intuía, pero hasta el final, quiso luchar por la vida. Y, si es verdad que uno muere como vive, D. Antonio, profundamente piadoso y religioso, en sus últimas palabras audibles, antes de ser sedado, cantó Gregoriano y se durmió con el rezo mariano de “Regina Coeli Laetare” y el “Acordaos” a la Virgen María. No podía ser de otra manera: me recordaba María Eugenia que todos los días, antes de cenar, rezaban juntos el Santo Rosario. Cuando lo visité el miércoles pasado, como en otras ocasiones, recé en él y por él, y le signé con la señal de la cruz salvadora.

Ya el viernes, antes de las confirmaciones en Espeja, le dije a María Eugenia que rezaríamos en la Misa por él; y justamente al salir, me llegó la noticia de su fallecimiento por boca del Vicario Pastoral, D. José Manuel. Volví a llamar a María Eugenia, su querida sobrina, y me dijo: “D. Raúl, ha muerto un primer Viernes de Mes, y lo enterraremos en sábado, un día mariano. ¡Qué suerte!”…

Se nos ha ido al cielo, en breve espacio de tiempo, otro sacerdote ejemplar civitatense. Cariñoso y familiar, generoso y obsequioso con los demás, servicial y cumplidor del deber, buen compañero y de trato y carácter muy agradables, fino y educado, elegante y detallista. Como también lo fue su hermano sacerdote, D. Anastasio, tantos años párroco de Sancti Spiritus, con quien felizmente compartió muchos años de su vida y de su ministerio.

Me han informado que mientras D. Anastasio era un buen pastor, D. Antonio, además de pastor, llegó a ser un buen experto en Biblia, sin duda gracias a sus conocimientos de lenguas clásicas.

Leer más …Funeral por D. Antonio Vicente Oreja

Funeral

Fallece el sacerdote don Antonio Vicente Oreja

La diócesis de Ciudad Rodrigo despedirá mañana sábado dos de junio al sacerdote D. Antonio Vicente Oreja con una misa funeral que se celebrará en Martiago a las 18:30 horas y que estará presidida por el obispo, Mons. Raúl Berzosa.

El presbítero ha fallecido hoy viernes por la tarde y el velatorio se ha dispuesto en el tanatorio Puerta del Sol, junto a la gasolinera de la carretera Salamanca.

D. Antonio nació en Martiago, en 1928 y fue ordenado sacerdote en 1953. En dicho año, fue nombrado Coadjutor de Abusejo y, en 1954, Ecónomo de Martín de Yeltes. En 1955, también encargado de Ivanrey y, más tarde, de Castraz de Yeltes. También, en 1955, Formador y profesor del Seminario Menor Diocesano. Desde 1962 sirvió como Vice-Consiliario de los jóvenes de Acción Católica y de la Rama Femenina de Acción Católica, además de ser Director espiritual del Internado de S. Isidoro. Desde 1978, ejerció como Profesor de Lengua y Literatura de la escuela profesional “Tierra”, de Ciudad Rodrigo, y en el colegio Santa Teresa. Desde 1993, dio clases de Griego en el Seminario Mayor Diocesano. En 1995, fue nombrado Confesor Ordinario de las Religiosas Siervas de Jesús del Cottolengo. Y, en 1996, Director Espiritual para el Curso Introductorio del Seminario Mayor. En 1997, fue nombrado Confesor Ordinario del Monasterio del Zarzoso. Participó, en varias ocasiones, como Miembro del Consejo Presbiteral Diocesano. Como sacerdote jubilado, frecuentó y celebró, en los últimos años, en la Parroquia del Salvador en Ciudad Rodrigo.