San Cayetano

El Seminario inicia el camino hacia la conmemoración de su 250 aniversario

Acto de presentación de las actividades del 250 aniversario.

Los responsables del Seminario San Cayetano de Ciudad Rodrigo quieren trabajar con tiempo y aprovechando la conmemoración de San Cayetano, en el día de hoy, han dado a conocer algunos de los actos que se desarrollarán en el año 2019 con motivo del 250 aniversario de la institución que inauguró su primer curso académico el 26 de noviembre de 1769.
El obispo, Raúl Berzosa, recordó, en primer lugar, que se trata de un centro «formativo y educativo» y con esa parte «especial» que es la vocacional.
Citó cuatro objetivos de cara a ese 250 aniversario que se resumen en poner en valor el Seminario dentro de la historia de Ciudad Rodrigo y a los más de 6.000 alumnos que han pasado desde allí y que según los archivos, 1.500 dieron el paso al sacerdocio. El prelado añadió el interés en que «el Seminario siga teniendo el valor educativo integral y que no sea una isla dentro de un reducto sino que forma parte del conjunto social de Ciudad Rodrigo». En ese sentido, el obispo se preguntó: «¿Qué sería de CiudadRodrigo sin el obispado?» y por extensión, sin su Seminario de San Cayetano.
Pero para lograr esas metas, el obispo ha dado indicaciones para que todo lo que se vaya a realizar sea «realista, muy eficaz, muy económico y de gran divulgación».
Todo ello sin olvidar que en ese mismo 2019, el Ayuntamiento tampoco dejará pasar por alto los 75 años de la declaración de CiudadRodrigo como Conjunto Histórico Artístico por lo que el obispo adelantó que ambas efemérides «se van a complementar» y ha pedido al alcalde, Juan Tomás Muñoz, que partiendo de la indepedencia y sana colaboración entre instituciones, «esto es algo mixto que atañe a sociedad e Iglesia».

Actividades
El rector del Seminario, Juan Carlos Sánchez, matizó que la parte principal de los actos previstos tendrá lugar entre ‘los san Cayetano’ de 2018 y 2019 pero a partir de ahora se abre un camino «para ir preparando, queremos preparar el terreno con actividades».
El sacerdote Anselmo Matilla se encargó de avanzar el desarrollo y estructura de unas jornadas y un simposio que tienen como finalidad «potenciar la historia del Seminario e investigar lo que ha sido» durante este tiempo.
De manera genérica, se ha buscado el título: ‘El Seminario de San Cayetano, Iglesia, Sociedad y Cultura’ y se contará con antiguos alumnos de la institución que han desarrollado diferentes facetas en su vida profesional.
De este modo, la primera de las jornadas se ha previsto para abril o mayo del año que viene y se tocarán distintos aspectos. Así, la parte de la Iglesia estará representada por Nicolás Martín Matías; la Sociedad, con las Fuerzas Armadas, por Ángel Montero Calzada; y la Cultura por José Antonio Bartol y José Luis Herrero. Además, habrá una mesa redonda con José Sánchez, Generoso, José Luis Tapia y Antonio Sánchez Zamarreño.
La segunda de las jornadas previstas, son un total de tres, se ha programado en torno a esta fiesta de San Cayetano de 2018, y la última en mayo de 2019.
En lo que al simposio se refiere, tendrá cuatro días de duración y se quiere llevar a cabo la semana posterior a San Cayetano de 2019. Se han marcado como meta:«escribir la historia del Seminario, qué es ahora y qué puede ser».
Pero esto no es todo, también a lo largo de este tiempo se quiere elaborar un documental, una serie de vídeos, organizar conciertos, exposiciones de objetos y documentos de la institución o una visita teatralizada a la Catedral.
Archivo
También ayer se dio a conocer la importante labor de digitalización que se está llevando a cabo en el archivo académico con un sistema informático ideado por Manuel Calderero y que ha contado con el impulso y análisis del sociólogo, Javier Alonso Torrens.
Se valoró que el trabajo realizado supone un estudio «sociológico y histórico de la institución» y en los modelos que se mostraron como ejemplo, se aprecia cómo se recogen los datos del alumno, el año en que cursó los estudios, el nombre de los padres, el pueblo de origen, si superó o no el curso, las asignaturas e incluso, el precio de la matrícula y el plazo del pago.
Además, dentro de esta presentación que tuvo como escenario el salón Obispo Mazarrasa del Palacio Episcopal, el vicario general de la Diócesis, Tomás Muñoz, hizo un recorrido por las obras que durante los últimos meses se han llevado a cabo en el seminario, un edificio diseñado por Juan de Sagarvinaga.
La parte central de la actuación se ha ejecutado en los claustros y la obra se ha incluido dentro del convenio que mantienen la diócesis de Ciudad Rodrigo y la Diputación de Salamanca.

Conmemoración San Cayetano

Raúl Berzosa:  “Una comunidad, como este Seminario, estará centrado cuando “su centro real” sea Jesucristo; y, en Él, todos, como los radios de una bicicleta, estemos bien unidos a Él e, inseparablemente, entre nosotros”

Querido Sr. Rector, queridos hermanos sacerdotes, formadores y profesores; queridos seminaristas y padres; queridas hermanas de Marta y María y residentes de la Casa Sacerdotal; queridos trabajadores y bienhechores de nuestro seminario.

Un año más celebramos la Fiesta de nuestro Patrono, San Cayetano. Las lecturas de este día nos hablan de que en en el caso de San Cayetano, al igual que en Daniel, Ananías, Misael y Azarías, el “Señor no encontró a ninguno como ellos”, con tantas virtudes y dones. Por eso, en el Salmo, hemos repetido, “A ti gloria y alabanza por los siglos”. ¿Qué se nos pide en este día? – Que cada uno, de nosotros, como la viuda del evangelio de hoy, echemos y demos lo poco o mucho que tengamos y que el Señor de todos los dones nos ha regalado.

Dejo las lecturas litúrgicas, e incluso dejo la figura y la obra de San Cayateno, y me centro en el objetivo pastoral que toda la Diócesis está viviendo durante este curso: “Fortalecer las comunidades cristianas”.

Me alegra que recientemente, hayáis visitado la comunidad de Iesu Communio, en La Aguilera de Burgos. Una auténtica comunidad cristiana. Recuerdo que, en el año 2012, en la Catedral de Burgos, al finalizar su presentación pública, el entonces Arzobispo, Mons. D. Francisco Gil Hellín, retó a mi hermana: “Verónica, con palabras sencillas, dinos ¿qué sois?”- Mi hermana, miró al Arzobispo y le respondió con humildad: “Somos cristianas; solo cristianas, como se lee en los Hechos de los Apóstoles, n. 4: “Tenemos un solo corazón y una sola alma. Nadie considera sus bienes como propios, sino que todos son comunes. Damos testimonio del Señor Jesús y hacemos presente una Iglesia Viva que acoge, sana y te cambia la vida”.

Hoy, en este día, brevemente, me atrevo a volver la pregunta: “Seminario Diocesano, ¿Qué comunidad eres y qué quieres vivir?”… – Ojalá se hiciera realidad en esta casa lo escrito, hacia el año 150, y conocido como “Carta a Diogneto”: “Los cristianos no son distintos de los demás ni por la patria, ni por la lengua, ni por otras costumbres… Su doctrina no se debe al descubrimiento de hombres particularmente intelectuales, ni se basa en un pensamiento inventado por los hombres… Testimonian una forma de vida admirable y paradójica: ya que viven en su patria pero como si fueran forasteros; participan en todo como ciudadanos pero se distancian de todo como extranjeros. Toda tierra extraña es patria para ellos… Están en el mundo pero no son mundanos. Habitan en la Tierra pero su ciudadanía es el cielo. Obedecen las leyes establecidas pero con el testimonio de su vida las superan. Aman a todos y todos los persiguen. Se los condena sin conocerlos. Se les da muerte y, con ello, reciben la vida. Son pobres y enriquecen a muchos; carecen de todo y abundan en todo. Sufren la deshonra y ello les sirve de gloria; sufren detrimento en su fama y ello atestigua su justicia. Son maldecidos y bendicen; son tratados con ignominia y ellos, en cambio, devuelven honor. Hacen el bien y son castigados como malhechores; al ser castigados a muerte, se alegran como si se les diera la vida. Los judíos los combaten como a extraños y los gentiles los persiguen y, sin embargo, los mismos que los aborrecen no saben explicar el motivo de su enemistad. Para decirlo en pocas palabras: los cristianos son en el mundo lo que el alma es en el cuerpo”.

Leer más …Conmemoración San Cayetano

Conmemoración de la Virgen de la Medalla Milagrosa

Inicio de la celebración en la residencia.

Raúl Berzosa: “El misterio mariano queda increíblemente plasmado en la medalla”

Queridos hermanos sacerdotes, queridas Hijas de la Caridad, queridos Residentes, trabajadores y familiares:

Hoy recordamos las apariciones de la Virgen María a Santa Catalina Labouré, acontecidas el 27 de noviembre de 1830, en París, en la capilla de la casa madre de la Hijas de la Caridad. Esta aparición dio origen a la Medalla Milagrosa, cuya fiesta fue instituida por León XIII, en 1894.

¿Cómo fue la historia de las apariciones?…Catalina,  estaba en oración y ve la aparición de la Virgen en un sillón. La entonces novicia de las Hijas de la Caridad «se arrodilla sobre las gradas del altar, con las manos apoyadas en las rodillas de la Virgen»,  y María abrió su corazón angustiado a Catalina, justamente una semana antes del inicio de la revolución que padece Francia en el mes de julio, donde se atacó a la Iglesia, se destruyeronn varios seminarios, se persiguió a las órdenes religiosas, se saquearon iglesias y el mismo palacio arzobispal.

Catalina confía a su confesor esta visión y guarda silencio. El 27 de noviembre de 1830, en la oración de la tarde, ve una especie de medalla en movimiento con la Virgen María en el anverso y una serie de signos en el reverso.

¿Qué vio Catalina en el anverso y en el reverso de la medalla?… – Según sus escritos, la Santísima Virgen llevaba un vestido liso de seda blanco-aurora sin costura; un velo blanco que le cubría la cabeza y le descendía por ambos lados hasta los pies; sobre su cabello liso, una especie de pañoleta terminada en un pequeño encaje aproximadamente de dos dedos de ancho. Tenía el rostro bastante descubierto y sus ojos tan pronto se elevaban al cielo como miraban a la tierra; en sus manos elevadas a la altura del estómago de una manera muy natural llevaba una esfera o globo, con una crucecita de oro encima, que representaba al mundo, ofrecido por ella a Nuestro Señor, y sus pies se apoyaban en la mitad de otro globo sobre la cabeza de una serpiente de color verdoso con manchas amarillas (…) De pronto, los dedos de aquellas manos que sostenían y ofrecían al mundo se llenaron de anillos y piedras preciosas, de las que salían rayos de luz, siempre extendiéndose hasta llenar la parte baja, de modo que ya no se podían ver sus pies; en lo alto del cuadro, un poco ovalado, había estas palabras: “Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Vos”. Al mismo tiempo, Catalina escuchó también: «Este globo que ves representa al mundo entero y a cada persona en particular; estos rayos de luz son el símbolo de las gracias que distribuyo a las personas que me las piden».

Leer más …Conmemoración de la Virgen de la Medalla Milagrosa

Seminario

Juramento y profesión de fe de Miguel Ángel García

El Seminarista Mayor, Miguel Ángel García, ha realizado la profesión de fe y el juramento de los compromisos de obediencia al obispo y de celibato y por último, el juramento de incardinación en la diócesis de Ciudad Rodrigo. Ese juramento lo realizó ante el Evangelio y ante un imagen del Cristo de Javier, ante el que oró San Francisco Javier, el misionero universal.
Se trata del paso previo a la ordenación como diácono que tendrá lugar el próximo día ocho de diciembre en la Catedral de Santa María.

Solidaridad

Manos Unidas propone un variado Rastrillo Solidario hasta el próximo 10 de diciembre

La delegación de Manos Unidas en Ciudad Rodrigo ha vuelto a abrir, un año más, las puertas de su Rastrillo Solidario con el objetivo de conseguir fondos para el proyecto que patrocinan este año y que se asienta en Ghana.
En el acto de presentación de ese rastrillo, que cuenta con variados artículos, el sacerdote y consiliario de Mano Unidas, Ángel Martín, valoró esta actividad como «un granito de arena más» que las gentes de Ciudad Rodrigo quieren hacer llegar hacia otras latitudes.

Inauguración del Rastrillo.

El rastrillo será atendido por las voluntarias de Manos Unidas hasta el próximo 10 de diciembre un local de la calle San Juan, número 9, decido de manera desinteresada por sus propietarios. El horario es de 11:00 a 14:00 y de 16:30 a 19:30 horas y también se cuenta con la colaboración del Ayuntamiento.
De manera más detallada, el proyecto que quieren sacar adelante las voluntarias se localiza en el centro de salud Holy Child Health Centre, Fijai, Takoradi, al sur de Ghana para el que quieren compran un generador de baterías dado que las bajadas de tensión que sufre ese edifico, son constantes. Ese centro, comprende, por un lado, un centro de día, creado en 2008, dirigido a pacientes mentales graves y crónicos y en especial a aquellos con mayores dificultades de integración y, por otra parte, un ambulatorio de atención primaria del que se hicieron cargo las Hermanas Hospitalarias en 2009.
En total, del proyecto se van a beneficiar hasta 42.804 pacientes y el coste total es de 28.676 euros. Los proyectos en los que se mueve esta delegación suelen rondar los 30.000 euros, una cantidad importante si se atiende a las personas que viven en la diócesis de Ciudad Rodrigo.
En relación a lo que se van a encontrar las personas que pasen por este lugar, casi se podría afirmar que un poco de todo pues si se sigue en orden por las diferentes salas, en primer lugar aparecen productos del denominado Comercio Justo y material procedente de Perú.
Tampoco faltan los artículos de la propia entidad, de Manos Unidas, entre los que se incluyen desde agendas a delantales, todos ellos ilustrados con la imagen de la campaña que promocionarán durante el próximo año.
En una segunda sala, los productos donados son muy variados y aparecen artículos de bisutería, bolsos o una bicicleta. Además, cada año se sortea una colcha confeccionada a ganchillo y el ganador coincide con el número premiado en el sorteo de la lotería nacional del seis de enero.
Ana Lucas, delegada de Manos Unidas, reconoce que la gente la para y la comenta que tiene objetos para donar por lo que la colaboración es mucha, incluso, en tiempos de crisis como los vividos.
Pero esa colaboración se aprecia, igualmente, cuando organizan la Operación Bocata Solidario o la Cena del Hambre a la que acuden numerosas personas.