Díez Taravilla, 15 – 37500 CIUDAD RODRIGO – Tfno.: 923 46 08 43 – info@diocesisciudadrodrigo.org

Mons. Cecilio Raúl
Berzosa Martínez

Mons. Francisco Gil Hellín.

Administrador Apostólico

cartel-asamblea_diocesana_cr

 

      Raúl Berzosa: “Una vez más, viene en nuestra ayuda y consuelo, la Palabra de Dios”

Querido D. José, obispo; queridos hermanos sacerdotes; querida familia de D. Victoriano: hermanos Teresa y Benigno, hermanos políticos, sobrinos y primos; queridas consagradas; queridos todos:

Durante los diez días de su estancia hospitalaria en Salamanca, un servidor visitó a D. Victoriano en varias ocasiones y mantuvo contacto telefónico con él. A pesar de la gravedad de su enfermedad, nada hacía presagiar un final tan rápido. Sus palabras eran siempre de esperanza: “pronto iré a casa”. Si bien es cierto que el pasado lunes, D. Prudencio, Director de la Casa Sacerdotal, me alertó de la gravedad de D. Victoriano. Ayer martes, cuando iba conduciendo, camino de Salamanca, recibí la llamada de D. José, Obispo, comunicándome el fallecimiento de D. Victoriano. En el mismo coche, recé por él. Por la tarde, me acerqué con los sacerdotes del Arciprestazgo de Águeda al Tanatorio, a rezar un responso. Allí estaba su querida familia y D. José,  siempre tan cercano en vida a D. Victorino.

Como en otras ocasiones, y más en este tiempo pascual, no podemos dejarnos invadir por la tristeza. Es natural que broten lágrimas en nuestros ojos, pero nunca en nuestro corazón. No celebramos el final de nada ni de nadie: estamos, juntos, para dar gracias a Dios por una vida de 84 años, vivida con sentido y plenitud; y nos hemos juntado para rezar por D. Victoriano, por si necesitara de nuestro sufragio. De lo contrario,  Dios nos lo aplicará, con creces a todos nosotros.

Una vez más, viene en nuestra ayuda y consuelo, la Palabra de Dios. En la primera lectura, del libro de los Hechos de los Apóstoles, se cuenta la liberación de los discípulos de la cárcel y su incansable predicación al pueblo en el Templo. Así también D. Victoriano, a pesar de las muchas dificultades, supo siempre ser heraldo del Evangelio. Y, con el Salmo 33, en tantos momentos difíciles, “invocar al Señor en la aflicción, con la seguridad de que el Señor lo escuchaba”. D. Victoriano, como hemos escuchado en el Evangelio de San Juan, creyó firmemente en la Buena Nueva que dio sentido a su vida de fe y como sacerdote: “Que Dios envió a su Hijo para que el mundo se salve por medio de él”.

         ¿Qué rasgos destacamos de su personalidad?… – D. Victoriano nació en Ciudad Rodrigo, en el año 1933; y fue ordenado sacerdote en 1956. Ejerció su ministerio, primero, como Coadjutor de Sobradillo, y, ya entre 1956 y 1958, como ecónomo de Tenebrón. Se le encargó Diosleguarde hasta 1968, y, desde aquel año hasta el 2011, fue párroco de El Payo. Era un hombre sencillo y cercano, de fácil y agradable convivencia, con buen humor, muy buen compañero, le gustaba lo festivo pero también fue muy probado por la enfermedad. Sobre todo, supo dar testimonio de lo que significa servir durante tantos años en una parroquia, con sus luchas y sus logros, con sus tristezas y sus alegrías, con sus grandezas y sus limitaciones… En verdad, fue un gran mérito sacerdotal permanecer y servir, fielmente y con tanto ánimo, en un solo destino: ¡43 años! La parroquia del Payo tiene que estar muy agradecida a D. Victoriano. Cuando llegué a la Diócesis, aún estaba allí. Dios, que todo lo ve y es juez lleno de misericordia entrañable, le compensará lo que, humanamente, ni sabemos ni podemos hacer.

El Santo Padre nos acaba de regalar  la Exhortaciòn Apostólica “Gaudete et Exultate”, invitándonos a hacer realidad la vocación universal a la santidad a la que todos estamos llamados. Entre otros pasajes muy hermosos, en el n. 7, nos habla de “la santidad del vecino de al lado”. Nos dice el Papa que le gusta ver la santidad “ordinaria” en el pueblo de Dios paciente. Así, a los padres que crían con tanto amor a sus hijos; a esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan cotidiano a sus casas; a los enfermos que siguen sonriendo; a las religiosas ancianas que siguen luchando… Y, añado, a los sacerdotes, servidores fieles y silenciosos, en las pequeñas parroquias de esta Tierra y Pueblo nuestros. En esta constancia y fidelidad para seguir adelante día a día, sigue señalando el Papa Francisco, “veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado », la de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, son “la clase media de la santidad”). En verdad, dentro de esa santidad ordinaria, que es a la vez algo extraordinaria, podemos catalogar también la  vida y el ministerio D. Victoriano y la de tantos de nuestros hermanos sacerdotes que viven el heroísmo y la entrega allí donde, al parecer, ya casi nadie quiere permanecer; y, sin embargo, seguimos encontrando y redescubriendo una gran riqueza de valores humanos y cristianos.

Entre las notas de la santidad en el mundo actual, el Papa se atreve a señalar las siguientes: aguante, paciencia y mansedumbre, alegría y sentido del humor, Audacia y fervor, el saber vivir en comunidad, y una  oración constante. ¡Todas las que se piden a un buen sacerdote que quiere ser y vivir como buen y cercano pastor de una comunidad cristiana, pequeña o grande!

  1. Victoriano no pudo acompañarnos este año en la Misa Crismal. Desde su cama del hospital se unió a la renovación de nuestras promesas sacerdotales. Hoy, como intercesor, le pedimos que siga pidiendo al Dueño de la Mies que nos regale nuevas y santas vocaciones para esta pequeña y querida Diócesis civitatense.

No deseo alargarme más. En el capítulo de agradecimientos sinceros, como no podía ser de otra manera, comienzo por reconocer a su familia de sangre todo lo mucho y bien que hicieron hasta el final por D. Victorino. Gracias, también a todas las personas buenas que os cruzasteis providencialmente en su vida, especialmente a los fieles del Payo. Gracias al Obispo José y a los hermanos sacerdotes que estuvísteis tan cerca de él. Y gracias, finalmente, a las Hermanas de Marta y María, y a todos los residentes de la Casa Sacerdotal, con los que D. Victorino, al menos en los largos meses de las temporadas invernales de los últimos años, compartió vida humana y vida sacerdotal. Era ya una institución su Misa del mediodía. Precisamente, al finalizar una de ellas, tuvo que ser ingresado en Salamanca para ya no regresar. Gracias a todos los presentes por el afecto mostrado a D. Victorino, pero sobre todo por vuestra oración y testimonio de fe sinceros.

Que la Madre de los Sacerdotes le haya conducido a su Hijo, Único y Eterno Sacerdote; y que el Espíritu Santo, tan generoso en este tiempo pascual, convierta nuestras vidas, como el Pan y el Vino, en dones preciosos a los ojos del Dios Bueno, para que en el cielo, un día, nos veamos todos juntos, y así celebremos los misterios de Dios por toda la eternidad. Que así sea.

+ Cecilio Raúl, Obispo de Ciudad Rodrigo

Copyright © 2012. Diócesis de Ciudad Rodrigo. Todos los derechos reservados.