Seminario San Cayetano del 2 al 4 de marzo

‘Las fraternidades apostólicas’, en el encuentro de seminaristas mayores de la Región del Duero-La Rioja que se celebra en Ciudad Rodrigo

Entre el dos y el cuatro de marzo, Ciudad Rodrigo acoge el XXXIII Encuentro de Seminaristas Mayores de la Región del Duero-La Rioja en el que se espera la participación de medio centenar de personas y que este año lleva por título: ‘Las fraternidades apostólicas’.

El viernes día dos tendrá lugar la presentación del encuentro en el refectorio principal del Seminario San Cayetano a las 20:00 horas y el rezo de Vísperas estará presidio media hora después por el obispo de la diócesis, Mons. Raúl Berzosa.

A las 22:00 horas en la Catedral de Santa María se celebrará un concierto de órgano y gaita y tamboril: Misa de Miguel Manzano por Manuel José Gutiérrez  y José Ramón Cid. Además, los participantes podrán contemplar el nuevo montaje de luz y sonido del Pórtico del Perdón de la Catedral.

Ya el día tres, la jornada arrancará con los Laudes y Eucaristía, presidido por Mons. Berzosa y a partir de las 10:00, el vicario de Pastoral de la dócesis de Salamanca, Tomás Durán, hablará sobre ‘La Fraternidad Apostólica. Una lectura desde el Concilio Vaticano II”. La conferencia tendrá lugar en el Salón Obispo Mazarrasa del Obispado de Ciudad Rodrigo.

A las 11:30, taller:’ La fraternidad apostólica en la vida de un Arciprestazgo. Una programación real a trabajar’.

La jornada se presenta intensa pues a las 13:00 está programada la mesa redonda: ‘La experiencia concreta del  arciprestazgo de Águeda de la Diócesis Civitatense:  Antonio Risueño, Javier Ramos y María Ollaquindía’.

La tarde tendrá un carácter más lúdico y está previsto que los participantes realicen un paseo en barco por las Arribes.

Por último, el domingo habrá una puesta en común y conclusiones y las 13:00 horas, Eucaristía de clausura en la Iglesia Parroquial del Sagrario con la Comunidad Parroquial. Preside Mons. José Sánchez, obispo emérito de Sigüenza- Guadalajara, residente actualmente en nuestra diócesis civitatense.

Encuentro de Seminaristas en la etapa de pastoral

Los seminaristas aprenden el arte de hablar y comunicar bien en la escuela de Assumpta Serna en Madrid

Un momento de la clase.

El Seminario de San Cayetano con su rector, Juan Carlos Sánchez, al frente, está participando en el Encuentro de Seminaristas de la etapa de la región que hasta el día 23 se celebra en Valladolid. Es más, algunas de las actividades han sido coordinadas desde Ciudad Rodrigo como la que tuvo lugar ayer en la escuela de Assumpta Serna en Madrid en la que los participantes aprendieron técnicas para hablar en público y transmitir mejor los mensajes.
En total, son 15 los alumnos que están paticipando, entre ellos, Miguel Ángel García y Efraín Peinado por parte de la diócesis civitatense.
Durante la celebración de este encuentro, además, los seminaristas van a poder orar, realizar reflexiones en grupos, conocer experiencias concretas de fraternidad sacerdotal, además de estrechar lazos entre ellos. Los promotores entienden que es «una buena ocasión para admirar conjuntamente la grandeza de la vocación de aquellos que han decidido compartir la misma llamada del Señor».
Pero este no es el único encuentro de seminaristas a la vista, entre el dos y el cuatro de marzo Ciudad Rodrigo acogerá el Encuentro de seminaristas de la Región del Duero que lleva por lema: ‘Fraternidades apostólicas’. Alrededor de 50 seminaristas y formadores procedentes de Ciudad Rodrigo, Salamanca, Zamora, Ávila, Segovia, Valladolid, Palencia, Burgos, Osma-Soria, Calahorra- Logroño, estarán guiados por el vicario de pastoral de la diócesis salmantina, Tomás Durán. A lo largo de las jornadas se habrá múltiples actividades.

Campaña contra el hambre 2018

Manos Unidas celebrará la Operación Bocata el uno de marzo

La delegada de Manos Unidas, Ana Lucas, junto al resto de voluntarias en la presentación de la campaña.

La delegación de Manos Unidas en Ciudad Rodrigo ha dado a conocer las actividades que llevarán a cabo dentro de su campaña anual con el objetivo de recaudar fondos que permitan sacar adelante sus proyectos.
En concreto, el 27 de febrero tendrá lugar la eucaristía en la parroquia de San Cristóbal a las 19:15 horas y el uno de marzo, a las 13:30 horas en la plaza del Buen Alcalde, la Operación Bocata. En este caso, se insistió en la necesidad de sacar los tickets previamente y además, se dará prioridad a todas las personas que acudan con el mismo.
Por último, la cena solidaria contará con la conferencia del sacerdote José María Rodríguez-Veleiro el ocho de marzo a las 20:00 horas.
En esta ocasión, la delegación va a apoyar un proyecto que lleva por título: ‘Empoderamiento de jóvenes vulnerables a través de la formación profesional’ y que tiene como destinatarios, 60 niños de Zimbabwe a los que se quiere formar en diversos ámbitos.
La duración del proyecto es de 12 meses y esta delegación aportará 27.365 euros, que saldrán de estas y otras actividades que organicen durante el año.

El acompañamiento en la familia

Continúa celebrándose el encuentro de Iglesia en Castilla en Villagarcía 

Foto de familia de los participantes, entre los que se encuentran los representantes de la diócesis civitatense.

El impulso de los dos Sínodos sobre la familia y la Exhortación apostólica postsinodal Amoris laetitia sigue vivo en la acción pastoral de la Iglesia, por eso, después del trabajo del año pasado, centrado en el camino hacia el matrimonio, en el encuentro de obispos, vicarios y arciprestes que se está celebrando en Villagarcía de Campos, se reflexiona sobre el acompañamiento a matrimonios y familias en sus diversas situaciones. El acompañamiento es un tema transversal y punto significativo del giro que pide la conversión pastoral. “Reflexionar sobre nuestra forma de acompañar a familias nos ayudará en el acompañamiento a cada uno de sus miembros especialmente a los jóvenes en este año sinodal sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento.

Entre otras cuestiones hoy se ha desarrollado la ponencia:’ La belleza y la verdad del matrimonio’, un don sacramental que se derrama en una vasija de barro que precisa ser cuidado y acompañado. El matrimonio es un amor que se da. El dinamismo de la libertad y la gracia en la vida matrimonial. “El matrimonio no puede entenderse como algo acabado”. Ha sido impartida por el matrimonio D. Antonio Crespo Sánchez y Dña. Celia María Cuevas Álvarez. Coordinadores de Pastoral Familiar de la Vicaría VIIIª-Noroeste de Madrid.

Villagarcía 2018. Iglesia en Castilla

REFORZAR LA COMUNIÓN PARA LA MISIÓN (“¡QUE NO SE ENFRíE EL CORAZÓN!”)

(Comentario en la Vísperas del Domingo I de Cuaresma, en el encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes, 18-2-2018)

El obispo junto a algunos de los participantes de la diócesis en el encuentro que ha comenzado hoy.

Entramos en un nuevo Encuentro de Villagarcía, el n. 37. Como es habitual, en tiempo de Cuaresma. Este año con un mensaje muy atractivo: “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría” (Mt 24,12). Es una frase pronunciada por Jesús, en el Monte de los Olivos, respondiendo a una pregunta de sus discípulos: “¿Cuál será la señal de tu venida al final de los tiempos?”… Avisa de la situación de la comunidad frente a acontecimientos dolorosos y a falsos profetas.

¿Qué rostros asumen los falsos profetas de hoy?... – Algunos son como “encantadores de serpientes” que esclavizan a las personas, aprovechándose de sus emociones. Otros falsos profetas son “los charlatanes” que ofrecen soluciones sencillas e inmediatas a los sufrimientos o remedios, y que resultan completamente inútiles; por ejemplo, la droga a los jóvenes, unas relaciones “de usar y tirar”, o ganancias fáciles deshonestas. Otros falsos profetas no sólo ofrecen cosas sin valor sino que nos quitan lo más valioso: la dignidad, la libertad o la capacidad para amar. ¡Cada uno tenemos que discernir y examinar nuestro corazón para descubrir las amenazas e influjos de los falsos profetas! No podemos tener un corazón frío y apagado. ¿Qué señales nos indican que el amor del corazón se está apagando?… – Ante todo, la avidez por el dinero, “raíz de todos los males” (1 Tim 6,10); a ésta, le sigue el rechazo de Dios, prefiriendo quedarnos en nuestra desolación antes que sentirnos confortados por su Palabra y los Sacramentos.

¿Qué podemos hacer en la Cuaresma?…- Recobrar el dulce remedio de la oración, la limosna y el ayuno. Por la oración, descubrimos en el corazón las mentiras que nos engañan y buscamos el consuelo de Dios y de su Vida. Por la limosna, nos liberamos de la avidez, redescubrimos al hermano necesitado, y experimentamos una certeza: “que lo mío nunca es sólo mío”. ¡La limosna, como se lee en Los Hechos, debe ser un auténtico estilo de vida! ¡Dar limosna es colaborar con la Providencia de Dios para con sus hijos, con la certeza de que Él también me ayudará, porque nadie gana a Dios en generosidad! El ayuno, debilita nuestra violencia y nos desarma, nos ayuda a crecer, a experimentar el hambre y sed Dios, y nos permite sufrir lo que los hambrientos sufren… ¡La Pascua es fuego nuevo para calentar el corazón en el corazón de Dios que nunca se apaga!

Y, todo lo anterior, ¿qué tiene que ver con nuestro encuentro de Villagarcía?… Me quedo con el slogan propuesto por el Papa Francisco: “¡Que no se enfríe el corazón!”… Añado: “Ni el corazón personal, ni el comunitario!”. ¿Para qué?… Para redescubrir, en profundidad lo que es Villagarcía, para nuestras personas, nuestros ministerio y nuestras Diócesis: 1.- Villagarcía es Espíritu Santo y “pasión de espíritu”, que hace posible la  comunión evangelizadora y misionera….

2.- Villagarcía es “aliento (espíritu) de comunión para la misión”. No es una superestructura eclesial, por encima, al margen o condicionando negativamente las Diócesis; sino potenciándolas y ayudándolas.

3.- Es escuela (donde todos aprendemos de todos), hogar (donde nos sentimos a gusto), taller (donde proyectamos y experimentamos estrategias evangelizadoras), y pórtico (para hacer realidad el atrio de los gentiles y el diálogo con los alejados).

4.- Es expresión de comunión-sinodalidad (todos corresponsables), de espiritualidad apostólica (cenáculo donde fraguan y se consolidan las fraternidades sacerdotales y los  equipos apostólicos), y de permanente conversión pastoral (reconversión de estructuras), al hilo de la lectura creyente de los nuevos signos de los tiempos.

5.- Es espacio de libertad “vertical y horizontal”: altura (el Señor), hondura (eclesialidad), anchura (los hermanos), largura (la catolicidad).

6.- Es Betania, donde descansamos con el Maestro y con los hermanos, para fortalecernos en la misión. Y donde la Palabra y las Celebraciones resuenan de otra manera (con “reposo y en alcoba”).

7.- Es hospital de campaña, para curar a los más heridos, cansados y desanimados.

8.- Es necesaria plataforma de encuentro entre los agentes de pastoral cualificados (Obispos-Vicarios-Arciprestes-Delegados-responsables de dinamismos…).

9.- Es referente necesario para caminar en las dos orillas: la cultura (hoy como “tierra de misión”) y el samaritarismo (respuesta a las pobrezas clásicas y a las nuevas pobrezas).

10.- Es laboratorio privilegiado para comprender, amar, y gastar la vida por este Pueblo y en esta Tierra; y para discernir, en comunión, sus urgencias y necesidades socio-eclesiales. En esta ocasión, sobre “El acompañamiento en la familia”…

Pedimos al Espíritu Santo el poder y saber vivir este encuentro con gran intensidad y entrega como si fuera el primero, el único, o el último.

+ Cecilio Raúl, Obispo de Ciudad Rodrigo